El tiempo pasa o pesa?

No sé muy bien cómo me siento a veces. Me resulta complicado identificar mis sentimientos. Después del último resultado negativo, que nos esperábamos un poco porque nuestro embrión tenía pocas células y demás …. tomamos otra cita con nuestro médico para volver a empezar de nuevo, que se dice rápido, pero no es nada fácil analizando todo lo que eso significa.

Ahora empieza el verano, y no empiezan tratamientos de nuevo, asi que toca esperar a finales de agosto para volver a empezar de verdad … El tiempo es algo que nos ayuda siempre a superarlo todo, se dice que ‘el tiempo lo cura todo’. Pero a veces el tiempo también pesa mucho en nosotros, porque pasan los días y los meses, y ese tiempo se convierte en años, para lograr nuestro objetivo. No tenemos que olvidar nunca que esa meta cambiará nuestras vidas, con lo cual hay que mantener la esperanza, y seguir luchando, porque si el destino, nos ha puesto en este camino, son las únicas dos opciones que tenemos, las de mantener la esperanza y luchar hasta el final hasta conseguirlo.

Este será el cuarto intento FIV que haré, y lo haré ilusionada, sin aquélla inocencia de la primera vez, con mucha más información, y con todo lo que eso conlleva, pero a día de hoy estoy de alguna manera feliz de seguir adelante.

index

Advertisements

Pesimista, Optimista, o realista?

En este camino, es muy difícil mantener la esperanza, pero al mismo tiempo, es la única forma de seguir adelante.

Pasamos de la tristeza a la alegría en cuastión de días y en muchas ocasiones, en cuestión de horas; Lo importante es tener claro el objetivo por el que luchamos, nuestro bebé.

Tenemos que protegernos mucho de esos pensamientos negativos que inevitablemente, después de más de un resultado negativo … nos persiguen.

Tenemos que tener siempre la esperanza, pero tampoco ser demasiado optimistas porque cada negativo, será una caída fortísima, y ese equilibrio emocional manteniendo la esperanza, sin desesperar, eso es lo más complicado. Tampoco podemos ser negativ@s, ya que sería imposible seguir adelante en este camino, sin tener esperanza.

Lo que más me ha ayudado, es apoyarme en las personas que me quieren y si tenéis la oportunidad, apoyaros también en alguien que esté pasando por lo mismo, puede resultar increíble, cómo puede ayudarnos hablar con una persona que esté pasando por la misma situación. A mí me ha ayudado muchísimo.

Espero que os pueda mantengáis ese equilibrio, como en una carrera, para no cansarnos nada más empezar .. que conservemos las fuerzas para que podamos seguir hasta la meta.

32d6e55d0595970bf34ff2d2847815c2--ballet-danza-dance-ballet

 

Tercer intento FIV

Después de que en la segunda estimulación  no saliera ningún óvulo fecundado, tomamos cita para ir al médico e intentarlo una tercera vez, que sería en Diciembre. Volvieron a recomendarme Gonal F, con una dosis un poco superior a la primera y fue bien, ma sacaron 7 óvulos, así que fue genial. Estábamos más que contentos. En la transferencia, me pusieron 2 juntos. En esta ocasión viví la beta espera de una forma un poco ansiosa, sobre todo a medida que se acercaba el día de la prueba. Se pasa muy mal, la verdad, a medida que vamos acumulando intentos, nuestro cuerpo se resiente, y se cansa inevitabemente, así que he de decir que en esa ocasión lo pasé muy mal. Llegó el día 3 de enero, y me dieron el resultado positivo. Nunca olvidaré ese día, y ese momento en el que leo el mensaje de mi marido diciendo que el resultado es positivo. Sentí que todo había valido la pena, que todas las esperas, los pinchazos, las consultas, las idas y vueltas al hospital, TODO había valido la pena, todos los esfuerzos.  Volví dos días después para repetir la prueba y ver que todo iba bien, y de nuevo la alegría que todo iba bien. Desgraciadamente, mi embarazo no fue bien y tuve un aborto retenido, que os contaré más adelante, pero ese día del resultado y el mes que vino después fue el más feliz de toda mi vida, con una ilusión que no puedo describir con palabras.

46f772fcad5ece86caa805946bc82ba0

Con quién lo comparto?

Cuando empezamos este camino, estamos llenos de angustia e incertidumbre .. no somos conscientes aún de lo que nos espera .. y empezamos a caminar  a ciegas.

A medida que van pasando las pruebas, las consultas con el médico y comprendemos que es un camino largo y complicado, nos hacemos estas preguntas: a quién se lo cuento? me van a entender?

Yo personalmente, lo he contado a todas las personas cercanas, y anuestra familia. Creo que debería ser algo natural, como lo es compartir la noticia de un embarazo, pero desgraciadamente, lo malo es que hay mucha gente que no lo entiende; y que, con sus preguntas, comentarios y ánimos, nos pueden meter mucha presión, y es ahí a donde quería llegar.

Creo que lo ideal es que busquemso unos puntos de apoyo, pero eligiendo bien las personas que pueden aportarnos algo bueno, ese ánimo que necesitamos constantemente y esa fuerza para seguir. Si hay alguien cercano, que nos estresa .. es mejor dejarlo aparte; compartir el hecho de estar en el camino de Fiv -, no quiere decir contar cada cosa, cada consulta y cada prueba. En este año y medio, he aprendido a preservar ese espacio, esa parte de mí que necesito sólo para mí, a animarme yo sola y con mi querido compañero, que sin él no hubiera tenido tanta fuerza.

He pasado momentos durísimos que os contaré, y en esas ocasiones, los ánimos de algunas personas me han llegado en forma de presión, porque sólo nos entendemos bien entre nosotr@s, ya os lo he dicho muchas veces, así que no tengáis miedo de decidir qué, con quén y cuándo compartir este camino.

250637d95453ecd3fe0c0184c3681958

Segundo intento FIV

Después de que la segunda transferencia no funcionara, ya no nos quedaba ningún embrión, así que nos tocó volver a pedir cita con nuestra doctora, para hacer otro intento.

En esa consulta, la doctora decidió cambiar de medicamento, en vez de Gonal F, esta vez me recetó Menopur para la estimulación, ya que esperaba sacarme al menos 10 óvulos.

He de decir que la segunda vez lo cogí con ganas, pero un poco afectada emocionalmente, por el resultado negativo de las dos transferencias y ya no me pudieron poner más .. así que estaba bastante afectada .. pero por lo demás con ilusión.

Cuando fuimos al primer control, un viernes , después de 5 días con las inyecciones, no tenía casi ningún folículo, y qhí fue el primer día duro  de este segundo intento. Yo ya me temí lo peor .. y salí de allí llorando, viendo cómo pasaba el tiempo y no conseguíamos avanzar hasta nuestro objetivo ..

El lunes fuimos al segundo control, y vieron que tenía dos folículos, me programaron la punción para ese miércoles y me sacaron dos folículos.

El día siguiente otra vez a esperar a que me llamaran, para saber si habían fecundado, nunca olvidaré ese momento .. en el que me llaman y me dicen que desgraciadamente ninguno de los dos había fecundado .. fue el momento más triste hasta ese momento, porque aunque hubiera pocas posibilidades .. al final, es verdad que solo uno que vaya bien hace falta .. así que ahí en ese momento, me sentí muy mal .. muy triste, y sin esperanzas por primera vez ..

Dos horas después reaccioné y llamé para pedir vez con a doctora lo antes posible .. Esa tristeza me animó a seguir adelante. Al final, se dice que de todo se puede sacar algo bueno, y yo de aquélla tristeza, saqué mis fuerzas para continuar, así tiene que ser siempre.

persistencia

Segunda transferencia embrionaria

Después de que pasaran 3 semanas y media y me viniera la regla, avisamos al centro para organizar los controles previos a la segunda transferencia. Una vez hechos dos controles, me organizaron la transferencia embrionaria. Teóricamente, teníamos aún dos embriones, pero desgraciadamente, cuando llegamos nos dijeron que finalmente, solo habían podido quedarse con uno, ya que el otro no sobrevivió a a descongelación. Así que me pusieron el mi segundo embrión.

Y así empezó la segunda beta-espera. Intenté tomármelo con más calma, pero la verdad que no fue fácil. Me pasaban mil ideas por la cabeza .. me ilusionaba mucho en algunos momentos, y en otros se me caía el mundo encima. En mi caso, y creo que en muchos, esos cambios emocionales tan bruscos e intensos me causaban un gansancio mental indescriptible, y todo eso, con el estrés del trabajo, que por un lado me tenía ocupada y me evitaba pensar todo el tiempo en los mismo, pero al mismo tiempo todo se me hacía un mundo, y estaba aún más vulnerable  y sensible.

Dos días antes del test, me bajó la regla y en ese momento me entriscecí muchísimo. Ese fue el primer momento fuerte de tristeza que pasamos, porque fue ahí cuando empezamos a darnos cuenta de lo complicado que era mantener esa positividad, y de mirar hacia adelante. Decidí apoyarme en la psicóloga y ese mismo día saqué fuerzas para pedir una cita con mi médico para intentarlo de nuevo.

La tristeza de otro intento fallido nos baja mucho el ánimo, y nos deprime, pero a mí, esa rabia de que no funcionara, me ayudó a hacer esa llamada ese mismo día .. para seguir adelante en el camino. Es muy difícil, pero creo que lo único bueno que podemos sacar de la tristeza es las ganas de cambiar la situación, es dejar que nos empue hacia adelante, y yo así lo hice. Estuve muy triste, pero no me derrumbé.

tristeza-depresion

Lo que nadie sabe…

Aunque algunas personas sepan que estás en tratamiento de fertilidad, lo que nadie sabe es lo que pienso realmente, la cantidad de emociones que he pasado a lo largo de todo ese tiempo. Yo llevo exactamente 1 año y 4 meses, y lo que más me ha cansado es el cambio la intensidad de las emociones que vamos pasando y que se pasa de lo más alto a lo más bajo en cuestión de un día para otro, con un resultado, una consulta.

Lo que nadie sabe es la incertidumbre que he pasado a lo largo de todo este tiempo, sin poder planificar nada, escogiendo días de vacaciones a ciegas, con meses de antelación, porque no podemos saber nunca en qué punto estaremos en ese periodo …

Lo que nadie sabe, es las veces que miro a otras personas con celos,  envidia, o incluso rabia por lo mal que lo estoy pasando en este duro camino de piedras en el que camino, porque es absolutamente normal, cuando nos toca pasar por todo esto, sentirse así.

Lo que nadie sabe, es que paso los días delante del calendario haciendo ‘mis cálculos’, mientras la gente alrededor planifica sus próximas vacaciones de verano.

Lo que nadie sabe es lo complicado que es mantener la esperanza cuando va pasando el tiempo, y lo que me está costando.

Lo que nadie sabe es que he sufrido mil cambios en mi cuerpo en todos los aspectos en este ano y medio, y me esfuerzo por estar, verme y sentirme bien.

Lo que nadie sabe es que he llorado más de mil veces preguntándome por qué…

incertidumbre_opt